melancolia

Melancolía…

Melancolía…

Que bonito era cuando podíamos disfrutar de un concierto rodeados de gente desconocida, pero a la vez todos compartiendo un mismo sentimiento ya sea por la música, el artista o el show puntual al que podíamos asistir para pasar un rato agradable…

Que bonito era cuando nos sentábamos en un avión al lado de alguien desconocido y podíamos entablar una conversación trivial sin miedo…

Que bonito era cuando íbamos a una discoteca y podíamos bailar con alguien solo para pasar el rato…

Lamentablemente ahora todo esto ha cambiado, nuestro mundo ha cambiado porque estamos cegados por el miedo, porque nos han hecho creer que la distancia es la solución cuando realmente lo que necesitamos los seres humanos es unirnos, pero claro para algunos, cuando nos unimos hacemos mucho ruido. Era prioridad callarnos y mantenernos a todos controlados en casa para que nadie se queje.

El miedo nos paraliza, no podemos seguir viviendo desde el miedo sino desde la acción, porque el mundo sigue girando y mientras encuentran una cura para el bendito virus nuestra vida va pasando, no estoy diciendo que nos declaremos en rebelión contra el sistema sino que acompañemos de forma responsable sin dejar de vivir, sin dejar de soñar porque son nuestros sueños los que nos llevan a conseguir las metas y si estamos paralizados sin esperanza y sin expectativas hay que revertir la situación y hacer oídos sordos a los vaticinios políticos y económicos nefastos para los próximos 10 años.

Tenemos que cambiar el chip, tomar otra actitud frente a la situación y adaptarnos de una vez por todas porque de esta forma será más fácil. Si bien en un principio creíamos que la pandemia ayudaría a cambiar la humanidad para mejor lo que ha provocado es más desunión, distanciamiento social nunca mejor dicho y aislamiento por parte de muchas personas y yo pregunto realmente…

¿Éste es el futuro que queremos?…

Tenemos que remar todos para la misma orilla si queremos salir de esta situación tan delicada, aunque menos grave que otros acontecimientos históricos que aún suceden como las guerras, los incendios forestales, la contaminación ambiental y otras enfermedades como el HIV por ejemplo, que ha provocado millones de muertes a lo largo de los años antes de que se encontraran tratamientos para paliarlo. Esto nos demuestra que podemos superar este bache como ya lo hemos hecho antes. De nosotros depende, cada uno deberá poner un granito de arena  para construir este castillo sin esperar la ayuda de tal o de cuál.

Dejemos de responsabilizar a los demás y hagámonos cargo de nuestros actos.
#responsabilidadciudadana #saldremosdeesta

 

Daiam I.

Publicado por daiam_illa